Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos de Federico González Frías


Esta semana recomendamos un libro colosal, por contenido y por extensión (con 1076 entradas y 880 ilustraciones b/n, 926 págs, 19 x 24 cm, papel cuché,), se trata del Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos de Federico González Frías. Entre sus páginas puedes encontrar referencias a la Mitología occidental y oriental, al simbolismo precolombino, la masonería, la cábala y a mil datos y referencias que te llevarán en un "viaje" único, ya sea como Odiseo, o como Teseo. 

En la contraportada María Victoria Espín nos refiere:

Este libro es el producto de indefinidas lecturas e investigaciones del autor sobre el tema, y la contemplación de cientos, miles de cuadros y láminas por más de cincuenta años que han dado fruto en esta obra con un despliegue muy extraño, paradójico y hasta tan relajado que se permite lo cómico con toda simplicidad.Tiene una característica particular: gracias a cierto carácter literario, es el primer Diccionario que puede leerse todo seguido de la A a la Z. Pero en serio, una obra así no existía. Ningún Diccionario había penetrado hasta ahora en el símbolo tan íntimamente como lo hace esta obra de Federico González Frías. Estos textos no son una «aproximación» a los símbolos, una explicación de ellos, sino que es el propio símbolo el que nos está hablando: con gracia, sencillez y precisión.En sus contenidos hay una unidad interna que no procede de criterios artificiales, sino del ser, de la naturaleza de las cosas, conocidas desde otro ámbito que es aquél al que el símbolo se refiere en última instancia, al Origen siempre presente más allá del espacio y del tiempo. Donde no se prima la erudición, sino la Sabiduría, pero sin problemas: qué bueno en cualquier caso si aquella te ha llevado a esto, a oír a la voz de tu corazón.Claro que a veces, la paradoja produce un cierto estupor, una desazón, algo nos quiere decir y en ocasiones no está fácil de entender pero no va ser todo sencillo de masticar y «consumir»: este edificio tiene muchos espacios, las aulas del pensamiento recorridas en la soledad del ser más íntimo. Es por eso que produce un efecto que puede llegar a ser violento al no comprender lo que se dice, ni por qué se dice, ni nada de nada.
Pero el discurso te lleva naturalmente en un viaje espiral, ascendiendo y descendiendo por las distintas voces como si de peldaños se tratara, cuando de pronto una cosa te lleva a otra, y se encuentra la clave, y eso es la intuición intelectual. El método que se utiliza para este último caso, para comenzar son las flechas ® que denotan un sistema de correspondencias igualmente simbólico. Teniendo todos estos elementos en su poder es lógico pensar que su proyección sea oracular, como de hecho lo es. Y también con humor, sorpresas y (urgentes) llamadas de atención, cercano aun en temas tan profundos, nos habla incluso al oído, conduciéndonos en el viaje post-mortem que es el de la Iniciación.
Lo esotérico, aunque se empeñen en hacernos creer otra cosa, es lo interior –igual que lo exotérico es lo exterior, la superficie–, o sea es el alma, del ser y del símbolo, la intermediaria con el espíritu, el siempre olvidado: uno es lo que Conoce y lo que Recuerda, y eso se descubre por la magia de un lenguaje universal que todos los pueblos han conocido, gracias al cual instauraron un orden en el caos, y sus individuos pudieron acceder a su propia Realización. Bien puede decirse que el autor de este Diccionario, como Elías o su alumno Eliseo, es uno de los profesores del Colegio Invisible, «lugar de instrucción no humano de donde los sabios, chamanes, magos y teúrgos extraen su ciencia y su arte».
                                                                                                



En el siguiente enlace el lector encontrará más referencias sobre Federico González, así como datos y reseñas sobre su Diccionario:


Entre sus múltiples entradas nos encontramos con la siguiente:


Arte
El arte no es el resultado de una obra terminada, sino la posibilidad de hacer las cosas con arte.
2. El artista es un ser intermediario que recoge los efluvios celestes y es capaz de verterlos al plano de la acción, los materializa. Por lo que este personaje intermediario tiene una función de gran importancia en el concierto de la creación universal. De hecho, el demiurgo o dios creador es un artesano capaz de dar forma al Verbo o Logos divino. La expresión "hombre de genio" significa en verdad el hombre del genio, o sea aquél capaz de reverberar a su medida y en su plano los efluvios del Verbo creador que se expresa mediante la música de las esferas, la poesis, la arquitectura, la escultura y las ciencias de los ciclos y ritmos en general.(...)



El Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos de Federico González Frías puede resultar un interesante regalo de Navidad, y, por supuesto, la encontrarás seguro en Espacio Ralo. Te esperamos. 

Y recuerde que si desea recibir alguno de estos productos en su casa los puede solicitar en el correo espacioralo@gmail.com

                                                                                                 

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA NOVIA FRANCESA DE HO CHI MINH / SIPAN SANZ, OSCAR

LOS QUIENQUE /Y EL MUÑECO DE NIEVE QUE NO SE QUERIA DERRETIR / TALLEC, OLIVIER / RIVELAYGUE, LAURENT

Los huéspedes, de Pedro Pujante